Gorxas

Opiniones y comentarios

UNA HISTORIA

Posted by migarpo on 12 Febrero 2010

 

Año 1964, santo para mas señas, ha ocurrido una historia real que parece increíble  por sus circunstancias.

Ese año iba yo por primera vez a la universidad después de haber pasado el preuniversitario con éxito.

Como todos los nuevos fui unos días antes de empezar el curso en busca de un sitio para alojarme durante el año de estancia en Santiago. Mis padres querían un sitio bueno donde pudiera estar confortable y al mismo tiempo con un cierto control. En esos días antes fui con mi hermano a buscarlo y después de mucho pensar y recorrer nos pareció bueno ir a un Colegio Universitario ya que reunía todas las pequeñas exigencias de nuestros mayores. Y entonces fuimos para saber los trámites que había que realizar. Nos dieron una solicitud de plaza y nos volvimos para casa.

Y la historia sigue. Pasados unos días, con mi maleta y el tren como medio de desplazamiento me trasladé a la ciudad del Apóstol para empezar mi vida como universitario.

Llegado a Santiago me traslade a la ciudad universitaria que era donde estaba ubicado el Colegio Mayor Fonseca, que seria mi nueva residencia.

Al llegar con mi maleta en la mano y la solicitud también me dirigí a la primera persona que vi, que estaba en una especie de recepción. Por cierto, se llamaba Pepe, y luego me enteré que le llamaban “el Centraminas”, ya que tomaba esas anfetaminas para concentrarse en el estudio. Le dije que venía para quedarme y que aquí estaba la solicitud de plaza. Se quedó totalmente sorprendido y me dijo: No mire, lo que tenia que hacer usted es mandar la solicitud por correo a la Universidad primeramente y después de estudiarla ellos le enviaran la contestación si le dan la plaza y en caso afirmativo entonces venir para quedarse. Me quedé estupefacto, como dice el refrán “Compuesto y sin novia.”. No sabia que hacer, en aquella época, para mi, Santiago y Vigo estaban muy lejos. ¿Que hacer? Yo venia para quedarme y me dicen  que me vaya para casa de nuevo. Le dije que no podía ser así, que tendría que haber alguna solución pero me dijo que las cosas son como yo le digo.

No sabía que hacer ni que camino tomar, pero no me quería marchar.

Ante mi insistencia me dijo: Hable usted con el Administrador pero creo que le dirá lo mismo que yo. Acto seguido, y viendo que era la única puerta que se me abría en el dilema me fui a hablar con dicho señor con la esperanza de arreglar mi problema.

Subí al primer piso por la escalera con mi maleta en la mano y quizás ahora que lo recuerdo, se me hicieron eternas, cada paso que daba mil pensamientos venían a mi cabeza tratando de buscar una explicación convincente que pudiera ser creíble y llegar a un buen puerto. Pero no, nada se me ocurría, y llegue a la puerta en la que ponía Administración, me temblaban las piernas con mis indecisiones, y en un arranque de valor inusitado en mi, toque suavemente con mis nudillos la puerta. De repente una voz fuerte desde dentro dijo – Adelante – y sin saber como de un modo reflejo, giré el picaporte, abrí la puerta y me encontré con un hombre de unos cincuenta años con cara muy seria que me dijo ¿Qué desea?.

La verdad, después de lo sucedido en la entrada, no sabia que decir, pues sabía el fin de la historia de antemano. Pero no había otra alternativa que contar lo sucedido. Así que le conté que estaba matriculado en la Facultad de Medicina para cursar el primer año y que tenia la solicitud de plaza y que venia para quedarme y que en la entrada me decían que no podía porque estaba sin tramitar. El hombre, que me escuchó pacientemente la explicación, asentía con la cabeza a todo lo que yo le decía por lo que cada vez me parecía peor mi situación. Una vez terminada mi disertación magistral y después de un eterno silencio de un minuto aproximadamente, tomo el la palabra y, con muy buenas palabras por cierto, me dijo que realmente lo que “El Centraminas” me había dicho era realmente cierto y tendría que marcharme y dejarle la solicitud de plaza a el, que se encargaría de tramitarla y que en breve recibiríamos la contestación pertinente. Me quedé de piedra. Mi gozo en un pozo. Que diría en casa de lo que había pasado. También fueron unos minutos eternos en lo que mi cabeza bullía como una olla de caldo hirviendo. Y entonces sucedió lo que sucedió.

¿Intrigados, verdad?

Pues tiene su puntito. ¿Por qué pasados cuarenta y seis años del hecho me pongo a escribirlo? Es que me pasa como al Abuelo Cebolleta de los tebeos, que ahora me gusta contar algunas historias de mi pasado, mis batallitas, que con el ordenador son mas fáciles de contar, ya que no hace falta público.

Seguimos adelante.

Bueno, pues como contaba anteriormente, parecía una estatua delante de aquel “venerable anciano”. Pero mi cerebro, al que le debo muchas cosas, me ayudó a salir con bien de esa situación tan embarazosa que se me había creado.

Le miré fijamente, como miran los galanes antiguos de las películas cuando van a hacer alguna declaración importante, y le dije, ¿No se llamará usted Isaac?, y le vi que le cambiaba el semblante, siempre serio en la conversación, por un rictus de curiosidad. Y me contestó, Si. En ese momento vi el cielo abierto, ya tenía alguna oportunidad. Entonces hice la otra pregunta clave del asunto ¿Estuvo usted en Asturias en la guerra con Arturo?, y el rictus de curiosidad antes observado pasó a una sonrisa franca que me elevó totalmente la moral mientras asentía con la cabeza y de su voz escucho un Si. Con  estas dos respuestas afirmativas tomé yo entonces la palabra y de dije que era el hijo de Arturo. Lo que es la amistad, lo que supongo que puede unir a las personas la convivencia en tiempos de guerra. Pues una vez aclarado, o mejor dicho, desvelado esa cierta relación, D. Isaac me dice “para el hijo de Arturo lo que sea” y sacando el plano de las habitaciones del Colegio Mayor me vuelve a decir “elige la habitación que quieras que te quedas ya”.

Aunque la historia así contada no parece muy increíble, como digo al principio, cuando aclare ciertos puntos veréis que si lo es.

Por supuesto es normal que un amigo haga lo que sea, dentro de un orden, por el hijo de su amigo. Pero lo increíble es que yo no había visto nunca personalmente a este señor. Me explicaré, cuando eres pequeño, menor de diez años, mas o menos, a todos nos gustaba ver los álbumes familiares de fotos antiguas, y yo en esas edades era muy preguntón, y muchas tardes de invierno en casa de mis padres, nos dedicábamos a verlos, de aquella no había televisión ni otras muchas cosas que ahora hay, y los repasábamos con cierta frecuencia. Aquellas fotos que veíamos de las personas que no conocíamos preguntábamos los nombres de ellos, y así, en una pequeña de 5×4 cm., en las que estaban cuatro personas escribiendo a maquina, entre ellos mi padre, en primer termino había uno que cuando preguntaba me decían que se llamaba Isaac.

Y así es la historia que os he contado. Por cierto, totalmente cierta. Hoy contada con cierta prosa.

Me estoy preguntando una cosa y no se realmente la respuesta. Se lo habré contado alguna vez a mi padre. Si no lo hice, muy mal por mi parte, ya que debería haberlo sabido.  

 

10 Responses to “UNA HISTORIA”

  1.   pituca Says:

    LA HIGA DEL SEÑOR AZNAR
    en Faro de Vigo se publicó un artículo muy parecido al tuyo con el título de “la peseta que es peineta” y hablaba del error de Luis Aragonés de nombrar a ese gesto “la peineta” y que luego se popularizó. Anteriormente se le conocía como la peseta.
    Camilo José Cela conde : “Urge buscar un empleo a los ex, y urge encontrarlo antes de que el gesto de la peineta se convierta en el ademán común de saludo al ciudadano”.

    Está muy graciosa la anecdota del hijo de Arturo: ¡Cómo nos recuerda tiempos pasadosssssss!
    Hasta luego Miguel, hijo de Arturo.

  2.   Merlin Uemura Says:

    Good write-up, I am regular visitor of one’s web site, maintain up the excellent operate, and It’s going to be a regular visitor for a lengthy time.

  3.   plantas purificadoras de agua Says:

    This particular is definitely an great site you’ve going here. The difficulty is extremely beneficial along with immediately to the level. Thrilled to read simple things more details on your blog the next occasion.

  4.   what is high blood pressure Says:

    One of the natural ways to avoid getting your blood pressure high requires an individual’s determination and discipline when it comes to the foods that they eat. Many people control their high blood pressure using prescription medication, however there are many natural remedies that can be used that have been efficacious in providing positive results in controlling blood pressure. To learn about the full range of medicines available to treat dangerous levels of your blood pressure, talk to your health care practitioner. Like most things in life that really work, slow breathing is actually very simple and practical and all it takes is 15 minutes a day. It is thought that slight narrowing of the arteries increases the resistance to blood flow, which increases the blood pressure.

    Look into my site :: what is high blood pressure

  5.   orthotics midtown toronto Says:

    Admiring the commitment you put into your website and detailed information you provide. It’s good to come across a blog every once in a while that isn’t the same unwanted rehashed information. Fantastic read! I’ve saved your site and I’m adding your RSS feeds to my Google account.

  6.   Declan Says:

    Attractive section of content. I just stumbled upon your website and in accession

    capital to assert that I acquire in fact enjoyed account your blog posts.
    Any way I will

    be subscribing to your augment and even I achievement you access consistently rapidly.

  7.   home interior designers Says:

    I have been absent for a while, but now I remember why I used to love this web site. Thanks , I¡¦ll try and check back more frequently. How frequently you update your site?

  8.   Daryl Raynor Says:

    I have generally seen that most people are desirous to lose weight simply because wish to look slim in addition to looking attractive.

  9.   Rae Says:

    Superb, what a web site it is! This blog presents useful facts to us, keep it up.

  10.   Marty Imhoff Says:

    This may not be the best place to ask this, but, I need Atlanta dentists and I can’t figure out who is good and who is not… do you have any info on this Atlanta dentist? They’reIt’s in Atlanta, not too farm from my office. I cannot find reviews on them - Exceptional Smile LLC, 4420 Bankers Cir, Atlanta, GA 30360 - (678) 841-8800

Leave a Reply



XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>